Contenidos contratados por la marca que se menciona

La radiografía del emprendedor español según el último Informe GEM (Global Entrepreneurship Monitor) España, publicado por el Observatorio del Emprendimiento de la red GEM nacional, muestra el perfil de un varón de 38,7 años con formación superior o de posgrado. Por su parte el Mapa del Emprendimiento 2017 del South Summit, elaborado por Spain Startup y el Instituto de Empresa, rebaja la edad hasta los 36 años.

Este último mapa coincide con el estudio anterior en situar la formación en niveles universitarios y concreta que un 36 % procede de ingenierías y un 35 % de ciencias sociales. Además, afirma que un 48 % de los emprendedores son recurrentes, esto es, han creado más de una startup.

Empresas pequeñas con pocos trabajadores

Asimismo, el retrato robot de las empresas tecnológicas en España nos ayuda a imaginar mejor sus necesidades técnicas más comunes. Según refleja el informe El emprendimiento de base tecnológica: características diferenciales, que a su vez se basa en datos del GEM, el emprendedor tecnológico español dista mucho de comenzar a lo grande. Y es que los comienzos de toda empresa suelen estar marcados por la austeridad.

Más frecuentemente que no, las iniciativas emprendedoras relacionadas con la tecnología no tienen empleados, a pesar sin embargo de contar mayoritariamente con varios propietarios. El régimen de autónomos parece ser aquí la clave, y es que no pocos empresarios tecnológicos (por no decir la mayoría) utilizan esta fórmula para lanzar su idea. Contar con cientos de miles de euros en capital de riesgo para asignar sueldos es un raro privilegio al alcance de muy pocos.

La necesidad de racionalizar gastos es por tanto determinante. Pero también es importante contar con servicios de gran fiabilidad, desde un CRM para controlar a los clientes hasta una buena conexión a Internet. Cuando uno es pequeño, el error se paga caro, así que es esencial disponer siempre con las herramientas adecuadas.

En este sentido nada va a dar un mejor resultado y a un precio más económico que un paquete de banda ancha mediante fibra óptica con conexión móvil para estar siempre conectados, que con Tuenti parte de un precio de 36 euros al mes por la conexión básica de 50 Mbps. Y si las necesidades de la plantilla son más grandes, la opción de 300 Mbps de la línea fija por 50 euros mensuales proporciona “caño” suficiente para cualquier pequeña empresa con unos pocos empleados (o socios trabajadores).

Apps y servicios para todo tipo de ideas

Sea como fuere, estos jóvenes que se lanzan a la aventura de crear una empresa poseen una visión optimista del autoempleo y, en contra de lo que se cree, no cuentan con una enorme cantidad de capital a su disposición. Lo que sí tienen es ideas. Muchas ideas. Pero así como una estrategia ganadora puede surgir tras un sueño reparador, encontrar un equipo para llevarla a cabo es mucho más complicado.

¿Cuáles son las opciones para encontrar cómplices a la hora de lanzar una startup o incluso un negocio tradicional? Antiguamente, solo teníamos la posibilidad de consultar la sección de empleo del periódico o mirar los tablones de anuncios con los dedos cruzados. Hoy en día, por fortuna, las cosas son mucho más interesante, con un buen número de alternativas a disposición del emprendedor. Repasamos las principales.

Teamder: busca colaboradores y organiza proyectos

Teamder es una brillante aplicación para Android e iOS que nos permite encontrar compañeros de equipo en multitud de disciplinas. Así como otras plataformas se centran en la tecnología, esta app española también presta atención a las artes y las letras.

No importa si piensas abrir un estudio de programación para smartphones, una cervecería artesanal o una tienda de accesorios de diseño propio: todas las ideas tienen cabida.

Teamder (no sabemos si el parecido sonoro con Tinder es casual) ‘empareja’ a emprendedores con posibles socios y colaboradores. Es posible dar con personas siguiendo perfiles concretos, conversar con ellas vía móvil antes de fijar una entrevista, encontrar negocios locales (útil para vigilar a la competencia) y crear proyectos abiertos al público para que cualquier persona interesada en el mismo campo pueda sumarse a tu idea. Imprescindible.

Gooupp: pon tus ideas en negro sobre blanco

Gooupp es una aplicación relativamente parecida a Teamder, pero con un mayor énfasis en el desarrollo de los proyectos. Su mayor fortaleza es el establecimiento de métodos de gestión utilizando las propias herramientas incluidas, que hacen posible asignar tareas y marcar fechas de entrega.

Asimismo, Gooupp incorpora un espacio de colaboración en la Nube para centralizar los archivos de trabajo sin recurrir a servicios externos, lo que puede ser un gasto y un embrollo añadido.

Dicho esto, Gooupp también brinda opciones de reclutamiento. Después decrear nuestra cuenta de usuario podemos (debemos) publicar los proyectos activos en los que estamos involucrados, tras lo cual otros usuarios podrán validarlos o sumarse a la idea desde el espacio asignado para las ofertas de colaboración.

Cabe señalar que Gooupp no es una aplicación móvil en sí misma, sino un servicio web. No obstante, su diseño está optimizado para poder trabajar desde el móvil con la mayor de las tranquilidades y la app oficial ya está en camino, así que no debemos preocuparnos por ese detalle.

Santander X: de la universidad al éxito

El apoyo al emprendedor, y particularmente a los emprendedores académicos y/o relacionados con el mundo de la tecnología, se ha convertido en un auténtico filón. Lo saben bien en Estados Unidos, donde centros tan prestigiosos como el MIT y Carnegie Mellon han incubado spin-offs de enorme éxito dirigidas por los propios alumnos.

No obstante, esta particular cultura del emprendimiento universitario no está tan asentada en el mundo hispano. El Santander se ha percatado de ello y con este fin ha creado la iniciativa Santander X, una red de colaboración que permite aunar los esfuerzos de universidades y emprendedores de todo el mundo.

La premisa básica de Santander X es facilitar la creación de startups por parte de estudiantes universitarios con una gran idea pero sin la plantilla necesaria (o la financiación) para llevarla adelante.

Implantada en más de 60 universidades de nueve países (España, Argentina, Brasil, Chile, México, Portugal, Uruguay, Francia y China), Santander X plantea una plataforma unificada para encontrar colabores, socios y mentores, pero también inversores. Hasta ofrece la posibilidad de hacer un pitch al resto de los usuarios y presentar tu proyecto para atraer talento. Es ideal para todos aquellos estudiantes con una gran idea y un pie ya metido en el mundo de la empresa.

BetaBeers: networking y birras

BetaBeers es la lógica conclusión a la que todo emprendedor tiene cuando acude a un seminario infumable con un colega. “Esto con unas birras igual funcionaba mejor”, se dijeron un día los fundadores de BetaBeers. Y así es como nació el concepto de esta enorme comunidad de desarrolladores de software.

Su premisa es tan simple como efectiva: reunir en un mismo espacio a todo tipo de especialistas interesados en una idea y exponerla en un ambiente distendido, lejos de las tensiones de los formatos tradicionales. Y con unos botellines, porque eso no puede faltar.

BetaBeers es interesante porque en sí misma no es una plataforma para formar negocios, sino una iniciativa que sirve para organizar talleres, conferencias, hackathones y encuentros de personas con un perfil técnico e intereses comunes. Lo que viene a ser el networking de toda la vida. Conocer gente, hacer contactos y, si las cosas encajan, alistar colaboradores.

De orientación nacional (aunque también hay alguna sede en América Latina), BetaBeers realiza eventos de diversa índole en las principales ciudades de España, reuniendo a empresarios y programadores en torno a una caja de cervezas para conocerse mejor y aprender cosas nuevas. Si te dedicas a la programación, no te lo puedes perder.